MENU
Marbella

Marbella, un destino divertido y familiar

Recorriendo una mágica Cantabria

Jose Ángel-bio

Por

José Ángel Franco

del blog

Krrteando

"Dos viajeros incansables que no conciben el mundo sin agarrar su mochila y salir a descubrir lo que hay más allá"

Valladolid, capital de la Corte

Solo una hora en tren separa Madrid de la capital de Castilla y León. Un medio de transporte rápido y cómodo que nos facilita al máximo poder conocer Valladolid en tan solo un fin de semana y olvidarte del coche. Tengo que destacar que es una ciudad con un rico patrimonio cultural, artístico y gastronómico, todo esto, ha hecho que la capital pucelana tenga un sello único y reconocible de su sobria identidad.

La que fuera la capital del Reino, ha sido testigo de primera mano de las nupcias de los Reyes Católicos, del nacimiento de Felpe II y de Felipe IV. Además de todos estos reales acontecimientos, también sus calles han vivido los últimos momentos de Colón, los éxitos literarios de Zorrilla o Cervantes además de la demostración del arte religioso de Gregorio Fernández y el Juni.

Recorriendo Valladolid a golpe de zapatilla

A lo hora de caminar por sus calles, Valladolid nos ofrece varias rutas, tanto de una manera guiada o a nuestro libre albedrío. En estas visitas puedes conocer desde interesantes rincones de la ciudad, a personajes ilustres de la Villa. Del mismo modo, podemos visitar las iglesias que pertenecieron a conventos, monasterios y cofradías, a la vez que podemos descubrir rincones orientales y asistir a los escenarios, donde la marcada monarquía castellana gobernó. Pero la visita no estaría completa sin adentrarte en una Valladolid gastronómico y catar las tapas más reconocidas a nivel nacional. Todas ellas cuentan con un montón de premios tanto locales como nacionales.

Valladolid

Fuente

El Valladolid más gastronómico

Mi estancia en Valladolid no podía pasar sin poder comer sus cientos de exquisitas tapas. Entre ellas probé auténticas delicias, muchas de ellas reconocidas con prestigiosos premios. Los que más me gustaron fueron el “Tigretostón” y el “Obama en la Casa Blanca” del bar de Los Zagales, una “sepia al alioli” en La Sepia o la famosa “croqueta” de El Corcho. No olvides probar el “Canto al Vino” (tapa dulce) en Villa Paramesa toda una delicia y un claro homenaje a esta tierra del vino.

[ninja_forms id=5]

Pero si te gusta la buena mesa, que te mimen con la comida y el maridaje y disfrutar con los cinco sentidos, el Restaurante Trigo es tu sitio. Muy cerca de la Catedral tenemos uno de los mejores lugares donde poder comer. Un variado menú de degustación donde “viajaremos” por platos muy elaborados, donde bocado tras bocado, harán que tus papilas gustativas jamás disfruten tanto de este buen comer. Platos como los langostinos de Medina del Campo con cerezas y almendras o una butifarra de lechal con setas, nabitos y calabaza entre otros os harán perder el sentido. El Chef Víctor Martín te sorprenderá con cada presentación de sus platos y de sus sabores. Del mismo modo la selección de los vinos para cada plato, corre a cuenta de la sommelier Noemí Martínez. Os recomiendo que os dejéis guiar por ella para que os indique cuál es el mejor vino para cada comida, pasando por blancos, tintos y néctares dulces imposibles de olvidar.

Valladolid

Langostinos de Medina del Campo con cerezas y almendras

Valladolid cultural y artístico

La ruta por Valladolid no puede iniciarse en otro lugar mejor que en su plaza Mayor. Una construcción que se mantiene desde mitad del siglo XVIII tal cuál se conoce. Pero Pucela nos ofrece rincones como su Catedral que a día de hoy está inacabada por falta de presupuesto pero es todo un ejemplo de grandiosidad. Iglesias por descubrir como la de San Miguel y la de San Julián, la de San Pablo con su imponente fachada o la de la Vera Cruz con una de las tallas procesionales más importantes de Gregorio Fernández. Para mí la Iglesia que más me gusto de todas ella fue la de Santa María con su estilizada torre y ese blanco inmaculado que brilla con los rayos del sol.

Valladolid

Iglesia de Santa María la Antigua

Recuerda que la casa de Zorilla, Cervantes y Colón se pueden visitar y os ayudarán a conocer los pasos de estos personajes ilustres por la ciudad. La casa de Colón es toda una lección de historia ya que nos cuenta de una forma amena y divertida los viajes de este famoso conquistador. Si quieres descubrir los inicios de Pucela, solo tienes que dirigirte al Museo de Valladolid en el Palacio de Fabio Nelli. Para conocer rincones “reales” tienes que visitar el Palacio de Pimentel, el Palacio Real o el Convento de las Descalzas Reales. Y tras visitar todo esto, hay dos museos que no puedes perderte. Uno de ellos es el Museo de Escultura, donde puedes descubrir una impresionante colección de escultura religiosa del siglo XV al XVIII y una sillería de Coro que harán tu visita mucho más agradable. El otro rincón que debéis visitar es el Pasaje de Gutiérrez, una galería comercial del siglo XIX con un elegante estilo parisino que os invita a sentaros a tomar un café y deleitaros mientras organizáis vuestra ruta.

Valladolid

Pasaje de Gutiérrez

Hotel en Valladolid

En esta ocasión para mi escapada a Valladolid, seleccioné el hotel Felipe IV. A Solo 5 minutos separan la estación de tren de este conocido hotel y del mismo modo está a 5 minutos del centro de la ciudad y de la Plaza Zorrilla. A muy poca distancia también está el conocido parque de Campo Grande, un lugar a donde les gusta ir a los pucelanos para “ver y dejarse ver”.


Aunque llegué antes del horario de check in, me facilitaron la entrada a la habitación, todo un lujo ya que iba bastante cansado y quise darme una ducha antes de empezar mi recorrido por la ciudad. La habitación era amplia y espaciosa, contaba con todas las comodidades necesarias para tener una buena estancia y varios detalles que se agradecen en este tipo de viajes. Destacar la amplia cantidad de los amenities que proporcionan o la prensa diaria que la cuelgan en la puerta de la habitación. En cuanto al desayuno, es muy variado, con una sección dedicada a la gastronomía española con productos como tortilla de patata o una variada selección de embutidos. Es un hotel clásico pero adaptado a las necesidades del viajero más exigente y actual.

Valladolid

Habitación en hotel Felipe IV

Valladolid o Pucela, como muchos la conocen, es una visita perfecta para un fin de semana y es imposible aburrirse por su gran cantidad de rincones por descubrir. Del mismo modo la ciudad pone a tu disposición una gran variedad de atractivos turísticos y gastronómicos que harán de tu escapada un recuerdo imborrable.

¿Cómo canjeó sus 50.000 puntos Membership Rewards?

  • Comida: 26.000 puntos Membership Rewards
  • Transporte: 10.300 puntos Membership Rewards
  • Alojamiento: 13.700 puntos Membership Rewards

Datos de interés para el viajero frecuente

Comparte este artículo con el hashtag #Latitudamex: Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Etiquetas: , ,

Los comentarios están cerrados.

Advertisement