MENU
Ciudad Rodrigo

Ciudad Rodrigo, entre Salamanca y Portugal

Marbella

Marbella, un destino divertido y familiar

5 rincones que no te puedes perder de la Costa Brava
marta-bio

Por

Marta Goikoetxea

del blog

Rojo Cangrejo

"Porque todos queremos lo mismo: Viajar más, más y más para enriquecer nuestra vida"

5 rincones que no te puedes perder de la Costa Brava

Si la Costa Brava fuera un ración de picoteo…¡no pararía de pedirla!

Este trocito del mundo tiene un no sé qué que qué sé yo muy especial.

Será por el azul cristalino de sus calas.
Será por el olor a pino y a sal.
Será por el tono de su luz.
Será porque pasear por sus pueblos te traslada al pasado.
Será por la barra de pan que te metes entre pecho y espalda para desayunar con bien de “tomàquet” .
Será, será, será…

A ver si va a ser que me he enamorado.

Si estás buscando un destino que aúne naturaleza, paisajes, playas y culturilla “a cascoporro”, deja de comerte la cabeza.

Tu destino es la provincia de Girona y su costa más famosa, la Costa Brava.

¿Cómo llegar y cómo desplazarte por la Costa Brava?

Todos los caminos llevan a Roma pero…¿cuáles te llevan a la Costa Brava?

Las dos ciudades más cercanas, a las que llegan los vuelos y trenes de media y larga distancia son Barcelona y Girona.

Desde ambas ciudades tienes varias opciones de trenes (hasta Blanes o Figueras) y autobuses, que te acercan a cualquiera de los pueblos de la costa como Lloret de Mar, Tossa de Mar, Platja d’Aro, Palafrugell, Roses o Cadaqués.

Estas conexiones están muy bien pero NO son la mejor forma de conocer la Costa Brava.

¿Por qué?

Porque la Costa Brava (y toda la provincia de Girona) es un destino para recorrer a tu aire, para pararte a disfrutar de pueblos con encanto, para darte un baño en mil calas diferentes; en definitiva, para disfrutar de esa palabreja tan de moda conocida como “slow travel”.

¿Y cómo puedes disfrutar de todo esto?

En coche.

Así que… alquila uno en Barcelona/Girona y alrededores o móntate un “Roadtrip” desde la puerta de tu garaje.

Sin duda, es la mejor manera de exprimir al máximo la Costa Brava.

5 lugares mágicos en la provincia de Girona

  • Peratallada

Peratallada es…UNA PASADA. Así, bien grande, para que te quede clarinete.

Si tuviese que elegir el pueblo con más encanto que he conocido en Cataluña, éste se lleva la palma y el brazo entero.

Pasear por sus calles te traslada a la Toscana en un abrir y cerrar de ojos: casas empedradas, hiedras y buganvillas, el color ocre de las fachadas y una atmósfera especial.

Peratallada es como un decorado de peli pero en real.

Se sitúa en municipio de Forellac, en el Baix Empordà, muy cerquita de la costa.

El pueblo es muy pequeñito, tan pequeñito que cuando llegas con el coche piensas:
“No puede ser, ¡si me lo he pasado!”

Tranquilo, no es tan pequeño como parece a simple vista, su interior alberga un montón de callejuelas mágicas de las que no querrás marcharte.

Entre paso y paso podrás babear contemplando las murallas, el castillo, la iglesia de San Esteban o la plaza de les Voltes (la plaza del pueblo donde se reúne todo el jaleo de bares y restaurantes).

Lo mejor para conocerlo es dejarte llevar sin rumbo fijo, aunque te aviso, tu rumbo va a tener tres millones de paradas para sacar fotos.

Mi recomendación: visítalo un poco antes del atardecer y sácale fuego a tu cámara en la hora dorada.

5 rincones que no te puedes perder de la Costa Brava

Peratallada

  • Pals

El “hermano mayor” de Peratallada.

Otro pueblo de cuento enclavado en el pasado que se sitúa tan solo a 8 km del anterior.

Dicen que no sólo merece una visita sino cien por la belleza que desprende y doy buena fe de ello.

Me encanta recorrer estos pueblitos con calma, fijándome en cada detalle, cada puerta, cada ventana e imaginando cómo tenía que ser la vida aquí hace 500 años.

5 rincones que no te puedes perder de la Costa Brava

Pals

  • La costa de las mil y una calas

Pensar en la Costa Brava es pensar en acantilados abruptos llenos de pinos, en aguas cristalinas, en pequeños arenales y en cervecitas frías.

¿Cuál es la más bonita de todas las calas?

Difícil elección.

En Google encontrarás mil listados y entre las más top aparecen los nombres de Cala Pola, Gola del, Playa del Portitxol, Cala del Senyor Ramon, Cala Portaló, Cala Montjoi, Cala Garvet, Sa Riera, Sa Tuna, Aiguafreda, Playa Fonda o Aiguablava.

La elegida para disfrutar de un día de Lorenzo fue esta última, la cala Aiguablava (agua azul en castellano).

Se encuentra muy cerca de la población de Begur y puedes acceder hasta ella en coche.

Eso sí, no esperes llegar y “besar el Santo”.

Si la visitas en verano tendrás que dar unas cuantas vueltas con el coche para encontrar aparcamiento, de pago “of course”.

La archiconocida y odiada zona azul se extiende desde las 9:00 hasta las 18:00. Esto llamó especialmente mi atención…¿por qué acababa tan pronto? ¿A las 6?

Todo tiene su explicación, Lorenzo sale por el este y se mete por el oeste y la cala Aiguablava se abre al mar por el este…sumas, multiplicas y divides por dos y ahí tienes la respuesta: hacia las 6 el solete deja de verse y la sombra campa a sus anchas.

La cala es chiquitita y el paisaje espectacular.

Si te gusta caminar y pasas de asarte como una sardina, vuelta y vuelta sobre la arena, te recomiendo que dediques 2 horitas a recorrer el paseo de ronda que une AiguaBlava con Playa Fonda.

Lo mejor: el paseo de ronda, el entorno y el color turquesa de sus aguas.
Lo peor: la masificación y los restaurantes a pie de playa estilo años 60.

5 rincones que no te puedes perder de la Costa Brava

Cala Aiguablava

  • Girona

La capital de la provincia, en ocasiones un poquito olvidada, se merece una parada especial.

Puede ser precisamente por ello, por no haber escuchado hablar en exceso de ella, por lo que me sorprendió muyyyy gratamente.

El casco antiguo es ES-PEC-TA-CU-LAR.

A ratos te parece estar en la Edad Media, a ratos en época romana y a ratos en un capítulo de Juego de Tronos.

Sí señores, no sabían ni nada los encargados de elegir localizaciones, Girona es escenario en multitud de capítulos de la sexta temporada de la serie.

La catedral y su imponente escalinata representan el Gran Septo en Desembarco del Rey.

Entre los lugares que no puedes perderte se encuentran los baños árabes, un paseo por las murallas, el barrio judío, la Catedral, la plaza del Vi, la impresionante vista de Sant Martí Sacosta, Sant Pere de Galligants y Sant Nicolau o las casas que se asoman al río Onyar.

5 rincones que no te puedes perder de la Costa Brava

Gran Septo en Desembarco del Rey

  • Cadaqués

Termino con una de las joyitas de la Costa Brava, el pintoresco pueblo de Cadaqués.

Situado junto al cabo de Creus, ha sido refugio de multitud de artistas. Todo pichichi sabe que los artistas necesitan inspiración y está claro que, Cadaqués, se la ofrecía a raudales.

Su embajador más conocido es Dalí, que pasó gran parte de su vida en esta tierra, concretamente en la cala de Portlligat.

Llegar a Cadaqués no es tarea fácil, la carretera serpentea con curvas y curvitas por el puerto hasta descender en picado en este remanso de paz pintado de blanco.

Quizá por ello haya conservado su encanto a través de los años, escapando a fenómenos como el turismo de sol y playa del Mediterráneo.

Si tienes la oportunidad, alójate una noche en Cadaqués y disfruta de su puesta de sol.

5 rincones que no te puedes perder de la Costa Brava

Cadaqués

[ninja_forms id=5]

¿Dónde dormir?

La elección del alojamiento siempre es un punto importante en cualquier viaje y más si buscas algo especial para una escapada en pareja.

En esta ocasión, y gracias a los puntos que ofrece la tarjeta Gold de American Express, tuve la suerte de alojarme en el Hotel Molí del Mig.

Situado en mitad del campo del Baix Empordà, junto a la localidad de Torroella de Montgri, se alza imponente este antiguo molino medieval reconvertido en hotel de diseño.
Dispone de piscina, spa, pistas de pádel y una terraza exterior rodeada de arbolado que ya la quisiera yo para mi casa.

Si buscas paz y tranquilidad en un ambiente relajado, te lo recomiendo al 300%.

5 rincones que no te puedes perder de la Costa Brava

Hotel Molí del Mig

¿Cómo canjeó sus 50.000 puntos Membership Rewards?

  • Hotel: 38.000 puntos Membership Rewards
  • Transporte: 12.000 puntos Membership Rewards

Datos de interés para el viajero frecuente

Comparte este artículo con el hashtag #Latitudamex: Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Google+
Google+

Etiquetas: , , ,

Los comentarios están cerrados.

Advertisement