#BlogueroGold 2016 en Nueva York: pasándolo como niños

Cómo convertir 1.000.000 de puntos Membership Rewards en una experiencia inolvidable para toda la familia.

libertad

Desde un lugar tan mítico como la Estatua de la Libertad te deseamos ¡Feliz 2017! #BlogueroGold #Amex

Ya lo había pronosticado Pau G. Solbes al recibir el Premio Bloguero Gold 2016 de American Express al mejor Blog de Viajes del año: “Estoy pensando en un viaje en familia y creo que se van a poner supercontentos cuando les diga que probablemente nos vamos los cuatro a Nueva York”.

Dicho y hecho. Tras el logro conseguido al contar sus vivencias en Japón, Pau decidió comenzar a utilizar el millón de puntos Membership Rewards obtenidos y se subió junto a su mujer Vero y sus hijos, Teo y Oriol, a un avión que el 28 de Diciembre partía de Alicante con destino Nueva York. Ya por entonces, sus expectativas eran altas.

“Los que han visitado Nueva York nos han contado que es como un plató de cine al aire libre. Un lugar que has visto miles de veces en la gran pantalla y con el que estás familiarizado a pesar de no haber puesto un pie allí”.

Pau y Vero planificaron un itinerario sencillo, con el que recorrer la ciudad neoyorquina sin que el cansancio apabullara a los niños.

Nos apetece mucho disfrutar de algunos de los grandes clásicos de la ciudad de los rascacielos como el Flatiron, el Empire State Building, El Top of the Rock, el Rockefeller Center, Central Park, el puente de Brooklyn o la Estatua de la Libertad, aunque también de actividades más pensadas para los niños como el Museo Americano de Historia Natural, Chelsea Piers o las tiendas de Lego…”.

Un clásico de la Navidad neoyorquina #BlogueroGold #Amex

Un clásico de la Navidad neoyorquina #BlogueroGold #Amex

Pese a que el tiempo en Nueva York era de ocio, Pau no dejó de lado el Pachinko, el blog de viajes que lleva escribiendo desde hace más de ocho años, y posteó la mayoría de sus vivencias en Facebook, Twitter o Instagram. Y aún le dio tiempo para disfrutar de dos caprichos que tenía en mente desde el principio.

“Quiero asistir a un musical de Broadway e ir a animar a los sufridos Knicks al Madison Square Garden”

Y como el entusiasmo es capaz de superar todos los obstáculos, ni siquiera el frío invernal de la ciudad neoyorquina consiguió truncar los planes de Pau y su familia, como disfrutar de una Nochevieja mágica en Times Square. ¡Prueba superada!

A su vuelta, un Pau exhausto pudo escribir con satisfacción desde casa y dejó abierta una segunda visita a Nueva York.

Es una de esas ciudades inagotables y con multitud de planes interesantes para llevar a cabo en cualquier época del año. Nosotros acabamos de regresar de allí y nos han faltado días para hacer todo lo que teníamos en mente.”

¡Gracias a toda la familia por hacernos partícipes de vuestras aventuras en La ciudad que nunca duerme!