José Ángel Franco – Personas

La tranquilidad de la sociedad sueca

Personas Suecia

Una de las cosas que más nos gusta cuando viajamos, es conocer a su gente y las costumbres más peculiares de cada país. Suecia nos sorprendió. No tenemos todavía claro si fue para mejor o para peor, pero no tuvo nada que ver lo que vivimos, con lo que habíamos pensado que nos encontraríamos.

El carácter de los suecos es bastante peculiar, y no tiene nada que ver con el resto de los países europeos o incluso de los nórdicos. Son gente tranquila, educada y nada estridente.

Tienen unos rasgos muy característicos: suelen ser altos, delgados y rubios, pero aun así nos recordaron enormemente a los japoneses. Os sorprenderá esta comparación, pero cuanto más tratábamos con ellos, más nos recordaban a los habitantes del país nipón por muy apolíneos y rubios que estos fueran.

Sociedad en Estocolmo

Los suecos ponen por delante de todo y de todos, la colectividad en la que viven.  La sociedad la colocan en un plano muy superior al individuo, y es el rasgo más importante de su personalidad grupal. No son de premiar a la gente que destaca ni sobresale sobre los demás. Utilizan una “tabla rasa” para que nadie se salga de lo establecido. No es nada negativo, ya que es una forma de mantener una estabilidad y armonía en todo el país. Este rasgo en común es una de las peculiaridades de su forma de ser. Todo ello se ve reflejado en su historia: no participaron en ninguna de las grandes Guerras, y han pasado más de ocho generaciones en las cuales no han estado en ningún conflicto armado de cualquier tipo.

Es una sociedad dialogante que huye de las confrontaciones. En cuanto se encuentra ante cualquier conflicto, se repliega en sí misma e ignora el problema hasta que la solución llega por si sola o gracias al trascurso del tiempo. En España, esta forma de ser la hemos sintetizado de una manera genial. Este rasgo lo hemos convertido en una frase muy utilizada y muy representativa: “hacerse el sueco”. Esto es el resumen de una actitud; es no afrontar un problema que surja y evitar una solución inmediata.  

Tortillas panameñas en el desayuno

La sociedad sueca se caracteriza por su tranquilidad

La sociedad sueca lleva mucho tiempo desarrollando este rasgo de su personalidad colectiva y no les ha ido nada mal. Se sienten muy orgullosos de su forma de ser y de contar con una independencia cultural con respecto a otros países. Un claro ejemplo de ello, es que Suecia está dentro de la Unión Europea, pero a la vez, ha querido mantener cierta distancia al no utilizar el euro como su propia moneda.

En un primer momento, los suecos son fríos y distantes. Hasta que compartes una charla distendida con un café o mejor unas cervezas, no sacan a la luz su personalidad más oculta. Tienen una fachada exterior que es difícil de romper, pero cuando lo conseguimos, descubrimos a gente mucho más pasional de lo que nos pensábamos en un primer momento.

Son gente combativa, y en la gran mayoría de las veces son vencedores. Luchan de una forma pacífica por lo que quieren o por lo que piensan que es lo más razonable para ellos. No han conseguido ser el país más ecológico del mundo simplemente por el Gobierno que lo ha gestionado, sino porque cada sueco ha querido que sea así y ha puesto todo de su parte. Este ecologismo llevado al día a día, es uno de los mejores ejemplos de conciencia colectiva que tiene esta sociedad sueca.

Lago Mälaren

Podríamos comparar a los suecos, como a su gran lago Mälaren en plena época de  invierno. Solo tendremos que observar este lago y tendremos una idea aproximada de cómo son realmente. Esta gran acumulación de agua, en invierno se congela en su parte más visible, pero en su parte más interna y profunda, las corrientes siguen siendo fuertes y jamás paran en ningún momento de fluir. La pasión sueca existe, pero no de la forma como la entendemos nosotros. Son pasionales para lo que consideran útil para la sociedad que les rodea, no para un beneficio individualista y egoísta.

Nos ha maravillado su forma de ser, aunque nosotros seamos más sureños y concibamos la vida de una manera totalmente diferente. Somos más alegres y extrovertidos, y no contamos con tanta formalidad ni frialdad. Disfrutamos de las diferencias de la gente que nos rodea, y respetamos y apoyamos a la gente que sea como quiera ser aunque esto conlleve salirse de lo “pautado” por la sociedad.

Sus principales características son su armonía e igualdad.

Esta característica en un primer momento puede ser algo reprochable desde un punto de vista europeo, pero no es así, ya que todo el mundo en Suecia fomenta que la igualdad entre ellos sea lo que deba reinar en toda su sociedad.  Han conseguido algo fundamental en todo su país: armonía e igualdad. 

2017-07-17T09:14:39+00:00
banner_2
Volver a finalistas
Ir a Votaciones