Olga Grijalva – Experiencias

Viviendo la naturaleza panameña en Bocas del Toro

Experiencias Panamá

Me subí a la lancha de Don Gabriel y me embarqué en un recorrido de un día y medio en el cual tuve la oportunidad de vivir grandes emociones con la fauna de la zona. La primera parada fue en bahía de los delfines la cual lleva este nombre debido a que es a donde se dirigen estos cetáceos para realizar el apareamiento. En ese momento la época de reproducción justo se había terminado pero pude ver algunos delfines que aun merodeaban por la zona. La emoción de no saber por donde van a salir es muy grande, se vuelve gigante cuando se le puede tomar una foto o simplemente se les puede admirar así: en libertad.

Experiencias Panamá

Estrellas de mar en los manglares de Bocas del Toro

En ese momento vi pocos especímenes, pero ellos mismos me darían una sorpresa más adelante. Seguimos navegando y llegamos a una especie de pasillo que se formó entre dos manglares, el agua es cristalina y se podían observar una infinidad de corales de todas formas: árbol, cerebro, circular. Algunos corales tienen colores llamativos como el rojo. Pero las “estrellas”, que mejor dicha esta palabra, del pasillo fueron precisamente las estrellas de mar. Podía verlas de a montón. Estaban no se si reposando, comiendo o que hacían exactamente pero estaban ahí y mi alegría era enorme. Más adelante vería otras, pero en ese momento no lo sabía y me las quería comer con los ojos, pensando en que no las volvería a ver.

Nos dirigíamos hacia la Isla Cayo Zapatilla, cuando de repente una familia completa de delfines se nos aparece y comienza a rodear la embarcación. Pasaban por debajo de nosotros y como el agua era tan cristalina se podía observar todo. La emoción y la ternura fue enorme porque en la familia había una madre con su bebé que no se le despegaba como es normal. Y así como llegaron se fueron y sin ellos saberlo me regalaron uno de los momentos mas bonitos de mi viaje a Panamá.

Experiencias Panamá

Perezoso, gracias por dejarte ver

Y para momentos únicos, mientras recorría la isla vi algo que no alcancé a fotografiar pero nunca olvidaré: una enorme mariposa azul. La mariposa mas grande que había visto hasta ahora. Agitaba sus alas, muy quitada de la pena, seguramente buscando alguna flor para picar o su alma gemela.Una de las especies que mas esperaba ver en el viaje, pero que como todo avistamiento de animales salvajes no es seguro que se dejen ver, por fin llegó. Se trata de los perezosos. Pude ver a uno colgado de un árbol, lo vi comer y moverse lentamente como buen representante de su especie, no grité de alegría para no espantarlo.

Terminé ese día cargado de emociones en la playa Red Frog de Isla Bastimentos. Ahí pude ver a una garza que no hacía honor al nombre del lugar ya que era azul. Pero habia alguien que si era roja, se trataba de la hermosa ranita con puntos negros. Era tan diminuta como el pulgar de la mano, pero saltaba con ganas.

Experiencias Panamá

Ranita roja con puntos negros de Isla Bastimentos

Terminé ese día tan contenta, que no me di cuenta que la cara comenzaba a picarme, pensé que me había tal vez quemado un poquito. Solo un poquito. Cuando llego a mi habitación y me veo al espejo ¡parecía un camarón! Por suerte el efecto no duró mucho y rápidamente el rojo pasó a convertirse en bronceado, solo que tenía la marca de los lentes de sol. En una situación así mejor reír y no llorar he he he.

Pero el avistamiento de fauna no terminaba todavía, un nuevo día comenzaba y aunque parecía que llovería el cielo fue clemente y empezó a aclararse. Me subí de nuevo a la lancha de Don Gabriel y nos dirigimos a Isla Pájaros, la cual le hace honor a su nombre: esta repleta de aves. Vi un montón ir y venir y el momento mas bonito fue cuando vimos de cerca a un ave con su polluelo, el cual aún no terminaba de tener sus plumas definitivas a pesar de casi tener el tamaño de su madre.

Experiencias Panamá

Estrellas en la Playa

Por último pasamos por playa estrella. En este lugar se podían ver en el pasado un montón de estrellas de mar posando, de ahí el nombre. En la actualidad ya no se ven tan fácilmente debido al incremento de negocios y gente cerca de la playa. Las estrellas prefieren irse a la parte mas profunda y ya no se ven. Mientras estábamos ahí vimos a un señor que, sin sacarlas del agua obviamente, movía algunas estrellas para mostrar a los que visitan el lugar un pedacito de como era antes.

Y justo al regresar y estacionar la lancha en el muelle veo ahí mismo una enorme estrella de mar. Estaba pegada a una roca o no estoy muy segura que cosa, parecía que estaba comiendo algo. En resumen, las estrellas de mar siguen ahí y por todas partes.

Con mi cámara fotográfica y mis pupilas llenas de bellas imágenes y con mi corazón lleno de emociones me despedí de Bocas del Toro y su flora y fauna.

2017-07-17T09:14:38+00:00
banner_2
Volver a finalistas
Ir a Votaciones