MENU
qué llevar en la maleta

¿Qué llevar en la maleta?

hotel perfecto

Hotel perfecto, ¿cómo lo imagina?

Marrakech

Marrakech… Planes para un día completo

Explore una antigua ciudad marroquí cuyo presente es tan colorido como su pasado.

Marrakech es una de las metrópolis más vibrantes de Marruecos, con miles de años de historia. En los 60 y 70, Marrakech era una especie de meca hippie, que atraía a músicos como los Beatles y los Rolling Stones. Hoy es un destino para los aventureros a los que les gusta la idea de perderse en pasajes enrevesados y angostos atiborrados de fascinantes vistas, olores y personas.

Descubre cómo viajar con la Tarjeta Gold American Express Solicitar ahora

9:30 h: Desayuno en el Riad Ida Ou Balou

Opte por la simpleza en el Riad Ida Ou Balou, una casa de huéspedes tradicional en la que podrá comenzar el día con un desayuno en el tranquilo patio. Beba un té de menta marroquí y empápese de los rayos de la mañana. Está cerca de todo lo que necesita ver en Marrakech, sin pagar precios de cinco estrellas innecesarios.

Marrakech

Desayuno tradicional de Marrakech

10:30 h: Sumérjase en la Medina

¡Es tiempo de regatear! En Marrakech se encuentran los souks (mercados bereberes tradicionales) más grandes, ubicados en la vieja Medina. Pase las últimas horas de la mañana serpenteando los enrevesados pasajes de este animado mercado, donde los precios se determinan mediante el arte del regateo. Usted encontrará de todo aquí, desde pequeños puestos del tamaño de un armario hasta tiendas como cavernas llenas de todo lo imaginable.

Si el regateo con vendedores demasiado entusiastas no es realmente lo suyo, no se preocupe, el «Ensemble artisanal» es una alternativa muy buena. Este grupo de tiendas artesanales vende cerámicas hechas a mano con precios fijos.

Marrakech

Mercado bereber tradicional de Marrakech

12:00 h: Jardín Majorelle

Sí, los souks pueden ser agotadores. Aléjese del ajetreopor un momento, coja un «petit taxi» y diríjase al jardín Majorelle. El jardín, de menos de una hectárea, fue creado por el artista francés Jacques Majorelle y es conocido por el llamativo azul cobalto que cubre gran parte de la propiedad y de sus edificios. Se sentirá rejuvenecido y listo para más aventuras tras un tranquilo paseo por sus senderos.

Marrakech

Jardín Majorelle

 

13:30 h: Comida en Al Fassia Guéliz

Al Fassia es el lugar indicado para disfrutar de una comida tradicional marroquí por tres razones:

1) La comida es tan buena que incluso los lugareños vienen en masa

2) El menú es a la carta, lo que significa que se puede probar un montón de pequeños platos diferentes sin sentirse obligado a comer  un festín de cinco platos

3) El lugar está dirigido sólo por mujeres, razón de por sí suficiente. ¡No olvide reservar con antelación!

15:00 h: Medersa Ben Youssef

La inscripción que está en la entrada de la Medersa Ali Ben Youssef dice «Que las mayores esperanzas de aquel que entra por esta puerta sean superadas», lo que ya hace que la visita pueda merecer la pena. El hermoso monumento, originalmente construido en el siglo XIV, fue una vez el mayor colegio islámico de Marruecos. Aunque los estudiantes ya no caminan por las salas talladas en madera de cedro, mármol y estuco, la Medersa Youssef está abierta al público. Disfrute del ambiente tranquilo y estudioso.

Marrakech

Medersa Ali Ben Youssef

16:00 h: Palacio de la Bahía (Palais de la Bahia)

El Palacio de la Bahia comenzó como un proyecto ambicioso en 1860, y fue embellecido unas décadas más tarde por Abu Bou Ahmed, un esclavo convertido en visir. El resultado son 8 hectáreas y 150 habitaciones de impresionante belleza arquitectónica marroquí que cualquiera que visite la ciudad tiene que ver por sí mismo. El gran patio («cour d’honneur») es particularmente impresionante, con su techo de paneles de madera pintados y dorados, tan alto que le dará torticolis si se queda mirándolo fijamente.

Si usted comienza a sentir hambre de nuevo en algún momento, he aquí una sugerencia: compre unos higos chumbos («figues de barbarie») en alguno de los tantos tenderetes que hay prácticamente en todas partes. Serán el tentempié dulce perfecto si no puede esperar hasta la cena.

17:00 h: La limpieza en el Hamam Ziani

Se puede ir a pie hasta el Hamam Ziani desde el Palacio Bahia, así que prepárese para una auténtica tarde de relajación al más puro estilo marroquí. Un hamam es un poco como una sauna, pero con algunas diferencias importantes. Aunque la experiencia incluye la sudoración y masaje de cuerpo completo, la rutina no se termina allí. Una maternal mujer lo llevará de la mano para una exfoliación y lavado completos, de los que saldrá como nuevo, con los músculos como mantequilla. Para los que no estén dispuestos a desnudarse en público: confíe en nosotros, vale la pena (hay áreas separadas para hombres y mujeres).

19:00 h: Tentempiés y conciertos/ narración de cuentos en el café Clock

Cuando el sol comienza a ponerse, el mejor lugar para estar es el café Clock. Este centro cultural ofrece actividades como lecciones de henna y la narración de cuentos tradicionales en un cálido ambiente de comunidad. Venga a escuchar alguno de los conciertos al atardecer, que ofrecen de todo, desde música tradicional Houriya hasta grupos que fusionan el jazz con sonidos tradicionales de Marruecos.

Marrakech

Centro cultural Café Clock

21:30 h: Plaza Jemaa el Fna

Termine el día en el corazón de Marrakech: en la Plaza Jemaa el Fna. Ubicada en el centro de la ciudad, la plaza está protegida como Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO y es la más concurrida de África. En caso de que se pierda en el camino (es probable que ocurra), busque la imponente mezquita Koutoubia, situada justo al oeste de la plaza. Jemaa el Fna alcanza su momento más álgido en la noche, cuando montones de puestos de comida brillan bajo las lámparas y el vapor de agua de las cocinas se esfuma en el oscuro cielo. Beba un zumo de naranja fresco y pruebe una harira (sopa tradicional marroquí) o alguna cosa deliciosa frita en un palo.

Antes de ir: lectura, cine y música

Marrakech

Lectura: The Last Storytellers: Tales from the Heart of Morocco (Los últimos narradores: cuentos desde el corazón de Marruecos), Richard Hamilton

La narración oral es una antigua tradición en Marruecos y la plaza Jemaa el Fna de Marrakech siempre ha sido el lugar de encuentro para escuchar estos cuentos. En tiempos modernos, los narradores tradicionales han comenzado a desaparecer y las historias comienzan a desvanecerse en la lejana memoria. En esta colección, Richard Hamilton ha ido tras el rastro de algunos de los pocos oradores que quedan para grabar sus historias, que de otro modo podrían perderse en el olvido.

Cine: The Man Who Knew too Much (El hombre que sabía demasiado), Alfred Hitchcock

En este thriller de suspense protagonizado por Doris Day y James Stewart, una familia americana de vacaciones en Marrakech se ve involucrada en un complot de asesinato. Gran parte de la película fue filmada en Marrakech, incluyendo escenas en la famosa plaza Jemaa el Fna. Una fascinante ciudad filmada desde la perspectiva de uno de los grandes de Hollywood.

Música: African Gwana Blues, Majid Bekkas

Majid Bekkas ha dedicado su carrera musical a la creación de mezclas de música tradicional marroquí Gwana y jazz. El torbellino de ritmos de jazz mezclado con instrumentos tradicionales marroquíes es un agradable sonido que probablemente nunca haya escuchado antes.

Artículo de Gail Wilcoxen (y Anissa Tijani)

 

Para acceder a artículos de viajes similares, visite el sitio web de American Express Essentials aquí  (todo el contenido en American Express Essentials es en Ingles).
Comparte este artículo con el hashtag #Latitudamex: Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Etiquetas: , ,

Los comentarios están cerrados.

Advertisement