MENU
destinos de viaje fuera de lo común

Destinos de viaje fuera de lo común

24 horas en Bangkok…

La conmovedora historia de Andy Keen, cazador de auroras boreales

Al recibir un correo electrónico, algunos documentos adjuntos resultan más llamativos que otros. Y Andy Keen lo sabe.

Descubre cómo viajar con la Tarjeta Gold American Express Solicitar ahora

 

Cuando escribe a aquellos que, por desgracia, viven al sur del círculo polar ártico, Andy suele inundarles el buzón de correo con luz de alguna foto del último viaje que ha realizado para cazar auroras boreales, normalmente la noche previa. A modo de leyenda, bajo la impresionante imagen de una luz verde que ilumina el cielo estrellado y que se refleja en la abundante vegetación septentrional, suele escribir, junto a un emoticono sonriente, el siguiente mensaje: «Por cierto, esta imagen es de anoche, en la Laponia sueca».

Cómo comenzó todo…

A sus 40 años de edad, la pasión que Andy Keen siente por las auroras boreales —también conocidas como «luces del norte»— comenzó una mañana de hace más de 20 años, cuando este galés se despertó y descubrió que no podía moverse. En el hospital le informaron de que se debía a un virus. Andy tardó un año en volver a aprender a caminar pero, poco después, le sobrevino una recaída. Durante su período de recuperación, esta vez en un hospital distinto, este joven recibió la noticia de que padecía un gravísimo trastorno neuropático. Si bien no podía curarse, sí había un tratamiento que le permitiría volver a andar y que le ayudaría a convivir con esta patología. Andy decidió recuperarse y vivir de la manera que siempre había deseado: cerca de la naturaleza.

auroras boreales

En busca de un fenómeno

«Me hice con mi primera cámara y me fui a Tromsø (Noruega) porque había visto un documental en la BBC sobre las auroras boreales», rememora Andy. «Quería encontrarlas por mí mismo». Sin embargo, para Andy, Tromsø, una localidad situada en el litoral del norte de Noruega, resultaba un lugar demasiado poblado. «Había mucha contaminación lumínica, de manera que agarré un mapa y decidí dirigirme más al norte, hacia las pequeñas ciudades de Inari e Ivalo, en Finlandia».

Desde entonces, este «cazador de auroras boreales», tal y como se autodenomina, sigue viajando y atravesando los rincones más septentrionales del planeta, entre Suecia, Noruega y Finlandia, siempre tratando de encontrar el mejor lugar desde el que contemplar el cielo en movimiento. Según sus cálculos, ha recorrido unos 250.000 km a la caza de este extraño fenómeno, provocado por la colisión de partículas que entran en contacto con la atmósfera terrestre.

auroras boreales

Andy Keen

Después de tantos años de exploración y descubrimientos y gracias al conocimiento de la cultura local de Laponia, Andy ha creado una página en Facebook para compartir su pasión. Con ella, ha logrado un éxito abrumador. «20 000 personas han seguido la página y no paran de pedirme consejos sobre la observación de las auroras boreales», afirma sonriente. «Fue eso lo que me llevó a empezar a organizar grupos y llevarlos de viaje a la caza de auroras boreales».

«Carpe diem. No existe cámara en el mundo capaz de capturar la magia de una aurora boreal».

Cómo disfrutar de las mejores vistas

No cabe duda de que Andy sabe dar valiosos consejos. Por su experiencia, la mejor época para contemplar las luces del norte es el período comprendido entre el equinoccio de septiembre y la primera semana de abril. En verano, en cambio, las noches resultan demasiado cortas para que pueda verse un cielo lo suficientemente estrellado que permita disfrutar de una observación perfecta. «Creo que el mejor mes podría ser octubre», añade. «No se pasa mucho frío si se permanece fuera durante mucho tiempo; además, los colores de los árboles son preciosos y las auroras boreales se reflejan en el agua de los lagos y los ríos… Es una imagen maravillosa». A quienes no puedan disfrutar de este viaje en octubre, este experto en auroras boreales les recomienda venir entre finales de enero y principios de febrero. «En esta época se puede observar una fascinante luz de color azul que resulta verdaderamente única. La temperatura también es más fría, por lo que el cielo tiene un aspecto más limpio y puro».

northernlights5-credits-andy-keen-1024x660

La ubicación exacta de las auroras boreales, sin embargo, resulta impredecible. «Todo el norte de Escandinavia constituye un buen lugar para disfrutar de este espectáculo visual. Hay grandes carreteras que facilitan el desplazamiento de un lugar a otro y los cielos son claros. Es mejor que en Islandia, por ejemplo, que es una isla y suele estar más nublada», señala Andy. En ocasiones, siempre acompañado de las predicciones del tiempo y de las previsiones de los satélites, Andy conduce durante cuatro horas con sus clientes hasta llegar al lugar en el que pueden disfrutar de una mejor vista de este fenómeno de la naturaleza. «Y ese trayecto es solo la ida, que luego hay que volver. Pero yo no soy capaz de sentarme y esperar hasta que aparezca .Y nuestros clientes ya lo saben antes de venir».

De todos modos, con independencia de la duración del trayecto, para Andy, todos los viajes merecen la pena. «Para mí, cada vez supone una experiencia nueva. Me resulta emocionante. Las luces siempre cambian, al igual que los dibujos, los colores… Y las luces no son lo único; también está el cielo de la noche, que es verdaderamente bello. Por lo tanto, uno nunca se aburre», afirma entusiasmado. «Durante los viajes que organizo, resulta increíble observar como las personas adultas que me acompañan vuelven a sentirse como niños; entre ellos, algunos hombres de negocios que ya peinan canas: ven una aurora boreal e inmediatamente regresan a la infancia».

Por supuesto, Andy insiste en la importancia de traer el equipamiento adecuado para estos viajes, sobre todo durante los meses más gélidos. «Una buena ropa de invierno resulta sumamente importante, pues la temperatura puede caer hasta –50 °C».

auroras boreales

Por otra parte, este autoproclamado friki de la fotografía invita a sus clientes a que traigan un trípode y una cámara lista para realizar tomas de larga exposición si desean captar las auroras boreales. Pero también les ofrece un consejo: «No hay que concentrarse demasiado en las fotos. Hay que disfrutar del momento. No existe cámara en el mundo que pueda capturar la magia de una aurora boreal. Hay que dejarse llevar y disfrutar del cielo que nos brinda la noche».

Artículo de Pauline Curtet

 

Para acceder a artículos de viajes similares, visite el sitio web de American Express Essentials aquí  (todo el contenido en American Express Essentials es en Ingles).
Comparte este artículo con el hashtag #Latitudamex: Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Etiquetas: , ,

Los comentarios están cerrados.

Advertisement