MENU
imprescindibles en Ibiza

Cinco planes imprescindibles en Ibiza

5 rincones que no te puedes perder de la Costa Brava

5 rincones que no te puedes perder de la...

Ciudad Rodrigo
victor-galan

Por

Victor Galán

del blog

El Mundo a tus Pies

"Viajeros en busca de nuevas experiencias, de paisajes indescriptibles...que nos inspiren para escribir nuestros relatos"

Ciudad Rodrigo, entre Salamanca y Portugal

Un paseo por el centro histórico amurallado

Antes de adentrarnos en la ciudad amurallada, conviene alejarse, para tomar perspectiva y obtener una buena panorámica. Una vez se atraviesa una de las puertas de acceso al recinto amurallado, se tiene la sensación de viajar al pasado, una sucesión de casas y palacios de familias influyentes en los siglos XV Y XVI, entre iglesias y monasterios, pueblan el trazado del centro histórico. Varias calles se asoman a la Plaza Mayor, antaño ágora de la ciudad y hoy, centro de la vida social de Ciudad Rodrigo. Dominando la ciudad, se encuentra el castillo que ha sabido conservar intacta su Torre del Homenaje, una perfecta atalaya desde que divisar las mejores vistas del casco antiguo y de la ciudad extramuros. En el extremo opuesto del recinto amurallado, se levanta la Catedral, testigo de un pasado próspero. Un paseo por la ronda de las murallas, nos acerca al complejo sistema defensivo que protegía la ciudad de los ataques enemigos del pasado.

Nos adentramos en la ciudad amurallada atravesando la Puerta de Santiago, una de las que aún perviven en Ciudad Rodrigo. Enfilamos la calle San Juan para encontrarnos con los primeros palacios e iglesias que salpican la bella ciudad amurallada. Haciendo esquina se levanta la Casa de los Vázquez, construida a finales del siglo XVI, de portada original, abierta en ángulo, con alfiz y arco sobre el que aparece el escudo de armas de la familia y con rejas de estilo plateresco, actualmente es la sede de Correos de Ciudad Rodrigo. Enfrente se levanta la Iglesia de San Agustín de la segunda mitad del siglo XVI, de estilo gótico tardío, de aspecto defensivo se remata con contrafuertes y  adornado con ventanas renacentistas.

Ciudad Rodrigo

Torre del Homenaje

Doblamos hacia la Plaza del Poeta Cristobal de Castillejo, flanqueada por dos bellos edificios, el Convento de las Franciscanas Descalzas, antaño cárcel, destaca su hermosa portada barroca del siglo XVII, enfrente la Iglesia románica de San Isidoro, del siglo XII.

Retomamos el camino hacia la Plaza Mayor por la rua del Sol, dejando atrás la Casa nobiliaria del Cañón, testimonio de los enfrentamientos que existían entre los diferentes linajes de la ciudad.

La Plaza Mayor, el ágora de Ciudad Rodrigo

Desembocamos en la Plaza Mayor, el antiguo ágora de la ciudad, de planta rectangular, conservando el trazado romano. La amplia Plaza está presidida por el edificio del Ayuntamiento, de estilo renacentista, del siglo XVI, de dos plantas con arcadas y rematada por un campanario. Desde sus bajos parten las visitas guiadas que ofrece la Oficina de Turismo de la ciudad. La extensa Plaza Mayor está rodeada de animadas de terrazas donde hacer un alto en el camino para saborear los embutidos ibéricos acompañados de un vino de la tierra. También, puedes adquirir en las tiendas colindantes alguna especialidad típica como el hornazo, una empanada rellena con embutido, el farinato, el producto típico por excelencia elaborado con miga de pan, pimentón, grasa de cerdo, aguardiente y anises, acompañado de huevos fritos hacen el plato perfecto y apetitoso. Y dulces como los repelados, las perrunillas o un bollo maimón, todo un despliegue de sabor y buen hacer.

Ciudad Rodrigo

Plaza Mayor

Completa la monumental Plaza, la Casa del Primer Marqués de Cerralbo, del siglo XVI, con un friso plateresco que adorna parte de la bella casona y decorado con el escudo de armas de la familia, medallones y grutescos. Y La antigua Audiencia y Cárcel.

Dejamos atrás la Plaza Mayor para encaminarnos hacia la Catedral de Santa María.

La Catedral, la joya de la ciudad

La Catedral de Santa María, junto con el sistema defensivo conformado por las murallas es uno de los emblemas de la ciudad, construida a finales del siglo XII por orden del rey Fernando II de León, crisol de estilos arquitectónicos románicos y gótico, con elementos del siglo XVIII. Conformada por tres puertas, Las Cadenas, Amayuelas y el Pórtico del Perdón, que es la entradas principal del templo. En ella se representa la coronación de la Virgen, profusamente decorada y utilizando complicada iconografía. Su interior está distribuido en tres naves, la central con bóveda de crucería estrellada, del siglo XVI obra de Gil de Hontañón, las capillas laterales son de estilo románico y rematados con bóveda de crucería, de estilo gótico. Llama la atención el claustro de factura románica y gótica, con bellos capitales y que dan acceso al Museo Catedralicio.

En el exterior de la Catedral de Santa María se tiene acceso a la ronda de las murallas, desde las que obtendremos unas excelentes vistas. Una de las puertas de la Catedral da nombre a una plaza aledaña, la de Amayuelas, en ella se encuentra la Oficina de Turismo, donde podemos informarnos de las diferentes actividades que se organizan en Ciudad Rodrigo.

Ciudad Rodrigo

La Catedral

Seguimos el camino hasta la anexa Plaza de San Salvador enmarcada por la Casa de los Miranda, de estilo sobrio, destaca la portada con dintel que lo enmarca, decorado con alfiz y escudos de armas de la familia. Y la Casa de la Marquesa de Cartago, de estilo neogótico, una de las más bellas de la ciudad. Contiguo a la Casa, cruzando la calle se levanta el Palacio Episcopal, testigo de la importancia del clero en la ciudad durante siglos.

Callejeamos por la calle Diez Taravilla, donde merece hacer un alto en la Casa de la Cadena, recibe su nombre de la cadena tallada en piedra que rodea el inmueble.

El Palacio de los Águila, el más bello de Ciudad Rodrigo

Seguimos por la calle General Pando y Juan Arias hasta llegar al Palacio más importante y bello de Ciudad Rodrigo, el Palacio de los Águila o del Príncipe, construido entre los siglos XVI y XVII, antes de acceder a su interior, hay que detenerse a contemplar la hermosa portada enmarcada con un gran arco y decorada con escudos de armas de la familia. En su interior destaca un bello patio plateresco del siglo XVII, conformado por doble galería, cerrada por un muro adornado con escudos de armas. Especial atención merecen los grutescos y seres mitológicos que decoran el bello patio.

Salimos del Palacio de los Águila hasta la Plaza de Ledesma y Correo Viejo, salpicado de bares y restaurantes donde hacer una parada y degustar un plato típico de Ciudad Rodrigo.

Ciudad Rodrigo

Patio plateresco en el Palacio de los Águila

El Castillo y las Murallas, iconos de la ciudad

No podemos abandonar la ciudad sin visitar dos de los iconos de Ciudad Rodrigo, el Castillo y las Murallas. El Castillo de Enrique II de Trastamara, de 1372, actualmente alberga el Parador. De su construcción destaca la Torre del Homenaje de tres plantas, rodeado por la muralla en la que se levantan torres defensivas, merece la pena el esfuerzo de la subida hasta lo más alto por la angosta y empinada escalera para disfrutar de las excelentes vistas que se tienen del Río Águeda y de la ciudad extramuros, así como de la ciudad vieja amurallada.

Para reponer fuerzas después de la subida a la Torre del Homenaje, se puede degustar en los tranquilos y cuidados jardines del Parador un plato típico como el farinato regado con un vino de la comarca.

[ninja_forms id=5]

En el exterior de la Plaza del Castillo, una escultura de un verraco vetón, nos recuerda los orígenes de la ciudad, el primitivo núcleo habitado de Ciudad Rodrigo.

Es recomendable hacer un pequeño recorrido por la ronda de la murallas para contemplar las puertas, los fosos… Elementos del complejo sistema defensivo que protegía la ciudad.

Rutas cercanas y Alojamiento

Por su privilegiada ubicación, entre Salamanca y Portugal, si se dispone de tiempo y por su cercanía puedes realizar una visita a las aldeas históricas de Portugal, a la Estación Rupestre de Siega Verde, Patrimonio de la Humanidad, o a la monumental ciudad de Salamanca y vivir una experiencia única, alojándote en un fuerte del siglo XVII, como nosotros hicimos, Domus Real Fuerte de la Concepción, que también se puede visitar si no te alojas en él.

¿Cómo canjeó sus 50.000 puntos Membership Rewards?

  • Hotel: 21.750 puntos Membership Rewards
  • Transporte: 23.990 puntos Membership Rewards
  • Comida: 1.760 puntos Membership Rewards

Datos de interés para el viajero frecuente

Comparte este artículo con el hashtag #Latitudamex: Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Los comentarios están cerrados.

Advertisement