MENU

Un viaje a la Mallorca tranquila

mahon menorca
manuel-bio

Por

Manuel Aguilar

del blog

3viajes

Manuel Aguilar es editor del blog 3viajes.com, donde aúna su pasión por viajar y contar historias desde hace 9 años.

Un paseo por Mahón

¿Quién dice que las islas mediterráneas sólo se han de visitar en verano? En invierno también luce el sol y hay menos turistas, por ello hemos querido escaparnos un fin de semana a Mahón para descubrir su cara más tranquila e invernal, y presentaros un recorrido por algunos de sus principales atractivos.

Descubre cómo viajar con la Tarjeta Gold American Express Solicitar ahora


Es febrero y Mahón comienza a desperezarse —aunque tímidamente— del letargo invernal, cosa que celebramos pues la calma es un bien escaso y preciado en estos tiempos frenéticos. Es la tranquilidad mezclada con el sol y el olor a mar lo que venimos buscando en esta encantadora ciudad menorquina.

Un paseo por el centro histórico de Mahón

Comenzamos en el Museo de Menorca (Plaça Pla des Monestir) descubriendo la misteriosa Menorca Talayótica: aquí encontramos dos salas con murales explicativos de los hechos más significativos de la Prehistoria y la Edad de Bronce menorquinas, junto a varios objetos hallados de estas épocas. Se cree que Menorca fue poblada por pueblos del noreste de la península ibérica a partir de 2300 a.C., que con los años fueron evolucionando sus costumbres hasta crear una cultura característica que sólo comparten con sus vecinos baleares. Estas sociedades unifamiliares primero y de pequeños poblados después, se destacaron por la construcción de fascinantes talayotes funerarios, así como las enigmáticas taules, unas columnas de piedra rematadas en T que se cree estaban destinadas a ritos religiosos.

Mahón Menorca

Fachada edifico histórico de Mahón, Menorca

Continuaremos nuestro paseo hasta la Plaza de la Esplanada, centro neurálgico de la ciudad y con una parada de taxis que nos llevarán desde y al aeropuerto (11€) en apenas unos minutos. Esta plaza supone un excelente punto de partida para empezar a callejear por el pequeño y coqueto casco antiguo de Mahón, e inmediatamente comenzamos a percibir una ciudad de ritmos lentos y relajados. Mahón es blanca y es mediterránea, no nos quepa la menor duda; y si de su origen cartaginés no sobrevive más que el nombre — no en vano Magón fue uno de los nombres más ilustres en Cartago, junto con los de Amilcar o Aníbal…—, de su época medieval apenas queda el Portal de Sant Roc (Plaça Bastió), una de las puertas de entrada de su antigua muralla. Más adelante, el corsario otomano Barbarroja saquearía Mahón (1535) arramblando con casas, bienes y ciudadanos, así que serían otros forasters, los ingleses, quienes en su época de dominación marítima conseguirían dejar una huella cultural y arquitectónica en la ciudad de manera permanente.

[ninja_forms id=5]

mahón Menorca

Arquitectura típica de los edificios de Mahón

Este aire decididamente británico se muestra, por ejemplo, en las puertas y los ventanales de madera pintados de un característico verde oscuro que contrasta con el blanco nuclear mediterráneo, así como en los bellos balcones cerrados de algunas casas —curiosamente para una ciudad isleña, la mayoría de casas no dispone ni de balcones ni de terrazas—. Varias décadas de dominación inglesa intermitente entre los siglos XVII y XIX son los culpables, así como del reloj que preside majestuosamente el ayuntamiento de Mahón, y que en todas partes leeremos que fue mandado traer por el gobernador inglés Richard Kane (1731), y que cuando finalmente fue instalado en la fachada del ayuntamiento (1781), se dice que era el único reloj en toda la isla que no era solar.

Continuamos nuestro paseo por el Carrer de Ses Moreres y seguidamente estamos en el Carrer de Hannover, donde comienza verdaderamente la zona comercial de Mahón. No estamos muy lejos de los otros puntos de interés de la ciudad: su ayuntamiento, la Iglesia de Santa María, el Mercado de Pescados, el Claustre del Carme, la Iglesia del Carme y el Paseo Marítimo de Mahón, que recorre parte de uno de los puertos naturales más grandes del mundo, se encuentran a escasos metros de nosotros y entre sí.

mahón Menorca

Mercado de Pescados Mahón

Mahón Menorca

Iglesia de Santa María. Mahón.

La Iglesia de Santa María de Mahón posee un ilustre órgano de más de 200 años de antigüedad que está considerado como una auténtica joya en su categoría, y podemos escucharlo en alguno de los conciertos que tienen lugar de mayo a octubre y de lunes a sábado, a las 11’00 horas; aunque en febrero, sólo por contemplarlo ya vale la pena entrar al templo. El Mercado de Pescados se encuentra en un singular edificio inaugurado en 1927 por Alfonso XIII y muestra hoy día dos caras, la diurna y la nocturna: la primera madruga por las mañanas y se compone de varios puestos de pescado que venden producto recién traído del mar, mientras que al atardecer abre el bar dedicado a tapas y vinos de degustación situado en el ala opuesta. Recomendamos visitarlo en ambas ocasiones, pues el contraste entre ambos ambientes es interesante, y supone una buena opción para tomar unas tapas en Mahón.

fin de semana a Mahón

Claustre del Carme. Mahón.

El Claustre del Carme es un mercado situado en el antiguo claustro de la Iglesia del Carme y se compone de pequeños comercios que venden producto local, mientras que en la planta superior encontraremos el Conservatorio Profesional de Música de Menorca, con sedes tanto en Mahón como en Ciutadella. A estas alturas podemos acercarnos hacia uno de los miradores que nos mostrarán la enorme extensión del puerto de Mahón, con sus pequeños islotes y una mezcla entre puerto industrial y recreativo. Podemos descender hasta su paseo marítimo por la Costa de ses Voltes, y pasear por el Moll de Llevant, donde encontramos un buen número de opciones a nivel de restauración. Si queremos probar la gastronomía local os recomendamos Sa Taverna D’Es Port (Moll de Llevant, 115), donde podemos degustar entre otros manjares un curioso marisco, las ortigas de mar. Y si buscamos algo más moderno, una buena opción es el Latitud 40º, un restaurante de comida mediterránea con excelentes vistas al puerto de Mahón.

fin de semana a Mahón

Destilerías Xoriguer

Retomando las épocas de dominio inglés sobre Menorca, otro legado de su presencia fue la afición por los licores y en especial la ginebra, que aquí tiene un nombre: el Gin Xoriguer. La bodega que la produce —y que vende en una pequeña tienda anexa— se encuentra en el puerto de Mahón, en esta ocasión en el Moll de Ponent. La descubrimos pasado el área en donde los pescadores acondicionan sus redes de pesca. Ni la bodega ni la tienda están abiertos los fines de semana, pero hay otro comercio Xoriguer en la céntrica Plaça d’Espanya donde sí podemos comprar esta ginebra y otros licores locales, así como en el mismo aeropuerto.

Volvemos nuestros pasos hacia el casco viejo de Mahón, donde recomendamos parar a retomar fuerzas en Es Llonguet (Del Rosari, 12), un concurrido forn de pa (panadería y degustación) donde se respira ambiente local y en el que podemos degustar un amplio surtido de pastas, cafés y tés. Al atardecer, otra excelente opción es Sa Bona Birra (Plaça Conquesta, 2), una pequeña cervecería muy acogedora en donde sugerimos saborear dos excelentes cervezas artesanales: la Red Alert!, una cerveza red ale con tonos rojizos, suave y fresca al paladar; de toques cítricos y un punto ahumado, es ideal para acompañar de frutos secos. Y también Sa Forastera, una cerveza de tipo Kölsh, rubia de alta fermentación: es aromática y gustosa, con un delicado toque afrutado que se deja percibir al final, más suave y refrescante.

Para cerrar el día en este Mahón tranquilo e invernal, recomendamos el Nou Bar (C/ Nou 1), que se podría decir que concentra el alma de una parte de la ciudad que aún no quiere irse a dormir. En este bar, abierto en su segunda planta, no hemos de buscar cócteles sofisticados pero sí un ambiente de clientela local muy animado. Es como un pequeño secreto que podemos perdernos si no estamos atentos, como ocurre con esta ciudad menorquina que parece hablar en susurros pero que tiene muchas cosas que decir.

Mahón Menorca

Barco en el puerto de Mahón, Menorca.

¿Cómo canjeó sus 50.000 puntos Membership Rewards?

  • Vuelo x2  37.000 puntos Membership Rewards
  • Hotel 13.050 puntos Membership Rewards
  • Restaurante 8.820 puntos Membership Rewards

Datos de interés para el viajero frecuente

Comparte este artículo con el hashtag #Latitudamex: Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Etiquetas: , ,

Los comentarios están cerrados.

Advertisement